• Print this page
  • Email this page to a friend

Misión y enfoque del Consejo Internacional

Misión

La misión del ICHRP era garantizar que los principios y estándares en materia de derechos humanos fuesen conductores de las políticas públicas nacionales y globales. Para ello, nuestro objetivo general era fortalecer los derechos humanos en las políticas públicas ayudando, por un lado, a los diseñadores de políticas a enfrentarse a importantes retos desde el punto de vista de los derechos humanos, y por el otro, identificar y aclarar los retos emergentes de forma que se permitiese a la comunidad pro derechos humanos elaborar respuestas acordes y significativas.

Método y enfoque

El Consejo tenía como objetivo realizar investigaciones prácticas en el campo de los derechos humanos que fuesen independientes, internacionales, interdisciplinares y consultivas. Su trabajo buscaba aunar las preocupaciones de los activistas pro derechos humanos, las preocupaciones pragmáticas e institucionales del diseño de políticas y el rigor analítico de los académicos. Buscaba estimular la cooperación y el intercambio entre los sectores no gubernamentales, gubernamentales e intergubernamentales y mediar entre perspectivas que compiten entre sí. De esta forma, el enfoque del ICHRP, a la vez que multidisciplinar e internacional, se caracterizaba por la habilidad para convocar, como iguales, a actores con diferentes puntos de vista y diferentes orientaciones geopolíticas.

El ICHRP interpretaba los “derechos humanos” de forma amplia y no limitaba su mandato al ámbito puramente jurídico de los mismos. Una gran parte del trabajo realizado por el Consejo ha sido pragmático más que normativo, y se ha dedicado a analizar el comportamiento real de las instituciones en vez de enfocarse en la manera en que éstas se deberían organizar. Asimismo, el Consejo buscaba ampliar el horizonte del pensamiento al reconocer que una de sus funciones más importantes consistía en promover nuevas ideas, abordar las áreas donde existían contradicciones, considerar los aspectos emergentes de los derechos humanos, y fomentar el pensamiento visionario de la evolución de la labor en el ámbito de los derechos humanos.
Todas las investigaciones tenían un enfoque práctico y se centraban en cuestiones sobre las que organizaciones que trabajaban sobre el terreno consideraban que requerían atención y los proyectos eran diseñados para generar descubrimientos prácticos y útiles. El hecho de que se tuviese un compromiso con la naturaleza práctica no quiere decir que se excluyese el trabajo teórico, por ejemplo, cuando se consideraba qué elementos de naturaleza teórica estaban obstaculizando la práctica.

El ICHRP no llevaba a cabo trabajos sobre casos específicos de violaciones de derechos humanos ni realizaba labores de control. Su trabajo consistía en identificar cuestiones que impedían la promoción y protección de los derechos humanos en el mundo, y proponer enfoques y estrategias para avanzar en esos ámbitos. El trabajo sobre el terreno nacional o local se llevaba a cabo para apoyar una mejor labor de investigación.

Aunque el Consejo era totalmente independiente de los gobiernos y de los organismos intergubernamentales, así como de los organismos privados y voluntarios, nuestra organización trabajaba en estrecha colaboración con dichos organismos a fin de alcanzar sus objetivos de investigación. Un amplio número de agencias bilaterales y fundaciones privadas apoyaban al ICHRP pero siempre se buscaba financiación para proyectos de investigación prediseñados; la organización nunca llevó a cabo investigación comisionada.

Generar y mantener la confianza de los múltiples grupos con los que cooperaba era clave para el trabajo del ICHRP. Ser transparente en su enfoque para investigar, consultar, informar y realizar labores de seguimiento era primordial. Su metodología se basaba en un modelo de consulta progresiva internacional y buscaba involucrar a la audiencia objetivo a medida que avanzaba el proceso de investigación. Inicialmente el trabajo era llevado a cabo por un pequeño grupo de expertos. Sin embargo, a medida que continuaba la investigación, se consultaba acerca de los borradores (que eran puestos a disposición del público en la página web para que se realizasen comentarios), resultados de investigaciones y recomendaciones a más gente con conocimiento o responsabilidad en el área. El proceso era siempre abierto. En cada una de las etapas, se pretendía que las consultas abarcasen una extensa gama de países e instituciones con el fin de obtener su retroalimentación. El objetivo era permitir que un círculo cada vez más amplio de personas que estuviesen interesadas directamente en el tema se involucrasen con el contenido de la investigación, contribuyesen a mejorarlo, desarrollasen un sentido de pertenencia con respecto a los hallazgos, para que finalmente los apoyasen y fomentasen acciones prácticas basadas en los resultados de la investigación.